12 enero 2008

En el Museo del Transporte en Lucerna


Después de las festividades de año nuevo , emprendimos de nuevo el viaje a Lucerna, pero ahora con un nuevo destino El Museo del Transporte (Verkehrshaus) , éste, según nos explico el maridis de Keru es el segundo en importancia de Europa, pues el más grande esta en Alemania, pero éste es un museo bastante grande y divertido, con mucha interacción para los visitantes lo que lo hace un paseo muy ilustrativo y a la vez entretenido para los niños y porque no? también para los adultos.

Llegamos de nuevo a Lucerna ( que fué todo un placer, que ciudad más hermosa) y para nuestra sorpresa, enfrente del museo tienen una playa artificial, que se llama Lido, la cual en ésta época está cerrada por obvias razones, pero que en verano son la delicia de muchos suizos que viajan de todo el país para pasarse ratos de esparcimiento en este lugar que fué construido trayendo toneladas y toneladas de arena de las playas italianas, pudimos ver algo de ella desde afuera y realmente es bonita, tiene juegos y una extensión que se veía bastante considerable.

Entramos al museo e hicimos fila para los boletos, algo que me llamó la atención fué que al comprarlos nos hicieron un descuento por familia numerosa jajajaja dice Keru que allá no es común que sean tantas personas las que anden "en familia" o digamos "en multitud" como andábamos nosotros :), total que compramos nuestros boletos y escogimos una película de las proyectadas en Imax que se llamaba Los Alpes, hecha por un norteamericano que perdió a su padre al tratar de escalar el Matterhorn que es el pico más alto de Los Alpes y él fué, y emprendió ese reto consiguiéndolo y grabando todo en un documental, que en sus créditos decía que estaba narrado por Michael Gambon ( lo recordarán por su papel como Albus Dumbledore en Harry Potter ) pero creo que eso sería en la versión en inglés, pues la que nosotros vimos estaba en alemán, musicalizado con canciones de Queen y de Brian May en solos geniales de guitarra.


En lo referente al museo empezamos con el área de los trenes y el transporte eléctrico sobre vías en la ciudad, vimos la historia de los trenes desde sus inicios, desde unos vagones tirados por caballos, una máquina destapada para ver el interior y carros que cumplían diferentes funciones, como uno enorme que servía para retirar la nieve de las vías del tren.



Del área de los trenes pasamos al area de la aeronáutica en donde pudimos ver aviones de la armada suiza, aviones comerciales, helicópteros de rescate de ayer y hoy y modelos de aviación desde sus inicios, había en su interior un simulador de paracaídas en el que nos trepamos todos, henos ahí :)







Los chaparros aquí se diviertieron mucho ( los adultos también la verdad que nos divertimos como enanos ese día todos por igual), había unos juegos interactivos, que explicaban el funcionamiento de un globo aerostático, vimos modelos de zeppelins, se subieron a cabinas de avionetas y helicópteros de rescate, nos subimos también a un avión comercial en sus inicios y observamos un documental muy interesantes sobre los controladores del tráfico aereo, que aunque estaba en alemán tenía mucha explicación gráfica, así que capturó la atención de los chiquitos y mía también y lo vimos por completo.


En esa area también esta todo lo referente a la carrera espacial, con notas de periódico de cuando los rusos pusieron un satelite en órbita, un modelo a escala de un satélite, y juegos de energía centrífuga para los niños que simulan las pruebas a las que someten a los astronautas antes de abordar una nave, adelante de ahí encontramos algo con formas chistosas en donde tomamos muchas fotos y los niños se diviertieron de lo lindo ( bueno, no solo ellos jajaja).



Saliendo de ahí fuimos al area de los automóviles, en donde tenían carros muy antiguos pero no por eso menos bellos, vimos muchos prototipos de carros del futuro y muchos de carreras, especialmente de los que usan en Le Mans en su famosa carrera de 24 horas, también ahí hay un simulador en donde el maridis de Keru hizo de las suyas y corrió una carrera virtual haciendo un muy buen papel.

En la parte de arriba tenían carros de tracción animal, unas especies de diligencias, muy muy antiguas, unas equipadas con esquis y además con faroles para iluminar el camino, ésta parte me gustó mucho, pues eran simplemente, muy románticas ( imagino que no serían muy cómodas pero dejenme alucinar jajajaja :)).

Otro atractivo aparte es que entre diferentes areas los enanos se podían transportar en scooters, claro en caminos establecidos por rayas amarillas y hasta ciertos puntos también ahí especificados, había también unos juegos en donde se pasaron un buen rato como aquí y unas bicicletas que tenían el movimiento del manubrio invertido y era chistoso hacer el recorrido girando a la derecha si se quería ir a la izquierda y viceversa.



Total que saliendo de ahí el hambre ya había hecho de las suyas y decidimos ir a un lugar como muchos que hay por toda Suiza, en donde venden comida turca, italiana, americana y demás, son unos pequeños restaurancitos parecidos a los que hay por acá en donde venden hamburguesas y comidas corridas, éstos negocios son de inmigrantes turcos pues se vende ahí principalmente algo muy típico de Turquía.

Kebap

Los niños pidieron hamburguesas, pizzas y lasaña, Keru y yo pedimos un Kebap que es como una torta hecha de una especie de trompo como el de los tacos al pastor hecho de diferentes carnes marinadas y sazonadas, que después cortan en láminas delgaditas y las ponen dobladas dentro del pan, con lechuga, tomate y una salsa roja picante deliciosa, me gustó mucho, será porque me recordó un poco a las tortas de por acá :) , el maridis de la Keru pidió un Iskender Kebap, que es lo mismo que nos comimos nosotras, pero ese lo sirven en un plato con la carne ya partida en pedazos mas chicos, con el pan puesto sobre el plato en pequeños trozos y bañado todo con la salsa roja que les comenté anteriormente, eso también tenía muy buena cara.
Iskender Kebap

Cabe mencionar que según me explicó Keru y pude constatarlo, ésta gente es muy amable ( los turcos) y la verdad, la atención que recibimos en su pequeño restaurante fué de lo mejor, tanto que al final, para variar, nos hizo un descuento ;), ésto porque consumimos mucho y además, nos regaló un postre llamado Baklava, que es como un pastelillo de hojaldre relleno de nuez picada, y cubierto de una miel muy dulce con sabor a hierbas, me gustó mucho también.

Baklava

Y bueno, ya cenados y superdivertidos, regresamos felices a casa, y con muchas ganas de volver a un sitio como ese.

Después de ir a Lucerna de nuevo, se acercaba ya el día de regresar a casa, pero todavía fuimos a dos lugares mas que fueron una gran experiencia, de eso les contaré más adelante.

Saludos :)

2 Comentarios:

DNA dijo...

cuántas experiencias nancy!
hasta probaste los kebaps!!... son buenísimos!
nosotros ya hemos estado en lucerna y nunca entramos al museo del transporte, chale.. pero por otro lado, si entramos, al carlo no conseguiría sacarlo de ahí nunca!!
oye nancy, eso del baklava era demasiado dulce para tí, espero que te hayas andado con cuidado.

Angie Sandino dijo...

Que hermosas fotos, pero debo estar muerta de hambre porque aunque no fue el tema central del post, me estoy babeando por los kebaps!

Un abrazote!